Saltar al contenido
JuanBer.co

Lo que la mayoría no sabe sobre la libertad financiera

libertad-financiera-salto

Libertad financiera es un término del que se habla un montón hoy en día pero muchas de las cosas que se hablan están terriblemente mal. Para cada persona la libertad financiera tiene un significado distinto, para unos significa no tener deudas, para otros es poder comprar lo que quieren cuando quieren y para otros tantos es simplemente ser rico. 

Ideas previas sobre la libertad financiera

Cualquiera de las anteriores definiciones es bastante deseable.

Todas estas respuestas son una visión muy limitada (en unos casos) o distorsionada (en otros casos), de todo lo que implica tener independencia financiera y, ¿estás de acuerdo conmigo en que, cuando no sabes lo que estás buscando, se pone bastante difícil poder encontrarlo?

Lo cierto es que vas a ver personas que lo logran y otras personas que no.

Como hemos hablado antes, los resultados que obtenemos en la vida suelen ser una estupenda carta de navegación.

La libertad financiera es un resultado.

Es más que un concepto de moda, es un término más relacionado con la tranquilidad, la abundancia y el disfrute de la vida; para lograrlo tienes que prepararte y tener un cambio de paradigmas mentales de cómo llevar tus finanzas personales.

Necesitas revisar tu entrenamientos mental, encontrar las creencias que tienes sobre el dinero y sobre la forma de conseguirlo, además deberás revisar las creencias que tienes sobre la gente que tiene dinero. Por ejemplo, ¿Qué opinión tienes sobre la gente rica?

En fin, lo primero que debes hacer es tener un concepto claro.

En esta entrada, te voy a contar varias cosas de forma general, que te vana ayudar a tener un concepto bastante claro.

Esto te va a permitir saber a ciencia cierta, cuando lograste la tan ansiada independencia financiera, siempre teniendo una mentalidad abierta hacia los nuevos retos y entrenando continuamente tu mente como norma de vida para poder romper los programas que te ha impuestos la sociedad en cuanto al manejo del dinero. 

Sin más preámbulo, ¡entremos en materia!

¿Qué es libertad financiera?

Comencemos al revés. Es más fácil.

¿Que NO es libertad financiera?

Libertad financiera no es ser rico, no es tener mucho dinero, no es dejar la vida en el trabajo hoy para poder tener dinero mañana, no es sacrificar la calidad de vida o el tiempo de calidad con tu familia para poder tener todo el dinero que quieras para gastar.

Hablando de todo un poco, ¿exactamente cuánto dinero hay que tener para ser rico?

Volvamos al punto, ¿qué es entonces libertad financiera?

La libertad financiera es el punto donde tienes los suficientes ingresos pasivos, ahorros, efectivo e inversiones financieras para cubrir tus gastos básicos, al mismo tiempo que la disfrutas plenamente con tu familia y haciendo lo que te gusta en vez de sólo hacer cosas para ganar dinero.

¿Me sigues? Vale hay unos conceptos allí un poco extraños, sigue adelante y te prometo que te voy a explicar.

La libertad financiera, como lo explica el famosísimo Robert Kiyosaki, solo puede ser lograda cuando estás preparado para ello y esto implica un cambio en tu mentalidad (razón por la cual voy a hablarte un montón sobre este tema) y en tu relación con el dinero.

También necesitas aprender constantemente sobre finanzas personales y planificación financiera. Cuando logres esto tendrás mayores ahorros para seguir invirtiendo o para retirarte tranquilamente porque tu dinero estará trabajando para ti y no al revés.

libertad-financiera-familia

“La libertad financiera es mucho más que dinero, se trata de vivir una vida más rica”

David Bach

Ingresos Activos Vs. Ingresos Pasivos

Los ingresos activos son aquellos que obtienes mediante algún tipo de trabajo o esfuerzo, como por ejemplo un salario. Implica que inviertes tiempo y esfuerzo para obtenerlos.

En pocas palabras, tu trabajas y produces dinero.

Por otro lado, los ingresos pasivos se obtienen con poco o casi ningún esfuerzo; el dinero se produce prácticamente solo y tu tienes más tiempo libre para invertirlo en tu formación, distracción o como te de la gana. Un buen ejemplo de esto son las inversiones.

En pocas palabras, tu dinero produce más dinero.

¿Viste? Cada vez se pone más claro.

Con eso en mente, consigues o alcanzas libertad financiera cuando la balanza de tus finanzas personales se inclina más a favor de los ingresos pasivos para que tengas más tiempo y dinero para disfrutar la vida como quieras.

Vale, lo voy a decir de otra forma, cuando podrías vivir indefinidamente sin trabajar porque tus ingresos pasivos son suficientes para pagarte una buena vida.

Tienes preguntas, lo sé. Vamos a ello.

¿Cómo puedo conseguir o lograr la libertad financiera?

Como buen Ingeniero Administrador especialista en Gerencia de Proyectos te voy a decir que la matemática nos deja ver la fórmula mágica para alcanzar la libertad financiera:

¡Ten muchos ingresos pasivos!

JuanBer, ¿y cómo se hace eso?

Bueno, ahí ya no es tan mágica la fórmula, para lograr la libertad financiera, por otro lado tampoco existe un nivel de libertad financiera estándar.

Es posible que alcances la libertad financiera con un nivel X de ingresos pasivos pero te relajas, aumentas tu estilo de vida y tu gastos sobrepasan el nivel X de ingresos, justo ahí lo que habías avanzado.

Hay 3 prácticas claves en las cuales los autores más destacados en este tema están de acuerdo y son indispensables para lograr la tan anhelada libertad financiera:

1. Planifica tus inversiones y comienza a invertir temprano

Siii, JuanBer es demasiado obvio.

Ok. ¿ya lo hiciste?

Esta frase parecerá trillada y la leerás en cada libro sobre libertad financiera que leas, pero refleja la verdad más absoluta y dolorosa.

Debes comenzar a invertir lo más temprano que puedas, así sea en pequeñas cantidades, y deje que tu inversión empiece a rendir frutos (ingresos pasivos, te acuerdas).

Planifica tus inversiones en función de objetivos, como tu presupuesto mensual o el tiempo para tu retiro, así determinarás no sólo cuanto invertir, sino también cuanto destinar a cada inversión.

presupuesto-libertad-financiera

No se recomienda dejar todo en un solo instrumento o vehículo de inversión financiera. Como dirían la abuelas:

¡Mijo, no es bueno tener todos los huevitos en la misma canasta!

Esta decisión puede ayudarte a ahorrar mucho dinero e invertir con el menor estrés financiero posible porque tienes un mayor abanico de opciones, una mayor certeza y un riego distribuido.

Para tomar estas decisiones es muy importante la formación continua, necesitas entrenar tu mente, identificar creencias limitantes y reemplazarlas por otras más potenciadoras.

Necesitas invertir temprano en la educación para la libertad financiera, estas inversiones pueden muy pequeñas, necesitas comprar libros o cursos porque vas a necesitar conocimiento sobre rendimientos, intereses y otros elementos que te ayudarán a escoger de manera acertada dónde, cuándo y cuánto invertir para lograr tus objetivos.

2. Libérate de las deudas (por lo menos de las malas)

¿No suena muy sofisticado cierto? Vamos a verlo

La acumulación de deudas a veces resulta el mayor obstáculo para conseguir libertad financiera porque representan una fuerte fuga de ingresos por el pago de elevados intereses.

De todos los tipos de deudas uno de los peores son las tarjetas de crédito por sus altísimos intereses y por que usualmente los consumos no son para adquirir activos representativos sino para gastos de consumo (deuda mala).

Por eso, una de las recomendaciones antes de iniciar cualquier estrategia para alcanzar la libertad financiera es cancelar la mayor cantidad de deudas malas que puedas, empezando por aquellas que cobren los mayores intereses.

Si, estás en lo cierto. Deben existir también deudas buenas.

Si vas a tener deudas, que sean buenas, asegúrate de que sean para acelerar el crecimiento de tu patrimonio (físico o mental), por ejemplo créditos para apalancar inversiones o para entrenar tu mente con educación por ejemplo.

Así pues, una pequeña entrada a las deudas buenas y malas.

Ahh, otra cosa.

Es muy importante que al recibir algún dinero extra, como bonos o primeros rendimientos sobre inversiones, lo destines para amortizar todas estas deudas que puedas comenzando por las que tengan las tasas de interés más altas.

No es tan complejo después de todo.

Sigamos.

3. Prepárate para los imprevistos y evita los gastos no planificados

Una de las cosas que más odiamos los seres humanos es la incertidumbre.

Pero es imposible tener todo bajo control. Esa es una realidad que debes aceptar.

Cuanto antes, mejor.

Debes tener siempre en mente que tu objetivo es la libertad financiera y evita todo aquello que te pueda hacer desviar del camino para lograrla.

La situación es la siguiente: no sabes qué imprevistos se te van a presentar ni cuando. Pero sí sabes que se van a presentar.

imprevisto-libertad-financiera

La palabra clave aquí es “provisionar”. Te resuelve un montón de problemas.

  • Crea un fondo de contingencia para cubrir gastos imprevistos o urgentes y le destinas un presupuesto mensual. Puedes crear una nueva cuenta de ahorros.
  • Crea un fondo para los gastos que debes pagar una vez al año (así no incurres en deudas malas) por ejemplo impuesto, mantenimientos, prestaciones sociales, etc.
  • Compra un seguro médico para poder responder efectivamente en caso de una emergencia y que tu dinero no se fugue en eternas facturas médicas o peor aún que tengas que hacer un préstamo para pagarlas.

Con esto te evitas tener que disponer del dinero que tienes destinado para invertir, cubriendo gastos repentinos.

¿Cuáles son las recomendaciones para alcanzar la libertad financiera?

En otras entradas hablamos con más detalle sobre los hábitos que te ayudarán a alcanzar la libertad financiera, pero por el momento es importante que conozcas algunas recomendaciones que debes seguir si deseas emprender el camino hacia tu libertad financiera:

1. Monitorea tu patrimonio neto

No te compliques con esa palabra.

Te lo voy a poner muy simple, tu patrimonio es todo lo que tienes menos lo que debes.

Tienes que saber cual es tu patrimonio, ¿conoces personas que si pagaran hoy mismo todas sus deudas se quedarían en la calle?

Bueno, esas personas pueden tener aparentemente muchas cosas pero no tienen patrimonio.

Para calcular tu patrimonio neto debes obtener dos valores:

El primer valor resulta de sumar todo lo que tienes, tu casa, tu carro, propiedades, inversiones, moto, bicicleta, plata que te deban a ti, etc. (Típicamente estos son los activos)

El segundo valor resulta de sumar todo lo que debes, créditos bancarios, préstamos a terceros, hipoteca, etc. (Típicamente estos son los pasivos)

Cada vez que realices esta operación tu patrimonio debe ir en ascenso, esto es lo que te dice que estás creciendo financieramente.

Mas adelante vamos a conversar sobre otra forma de ver los activos y los pasivos en función a si te generan dinero o te lo quitan.

2. Conoce a dónde va tu dinero

Lo que no se mide no se control.

Así de simple.

Debes conocer exactamente como estás gastando tu dinero: comida, facturas, entretenimiento, pago de préstamos, etc.

seguimiento-libertad-financiera

De esta manera detectarás con mayor facilidad fugas de dinero.

Mientras más conozcas tu forma de gastar, mejor podrás planificar sus inversiones y adoptar una mentalidad de optimización del flujo de dinero presente y futuro.

Se trata de llevar una contabilidad personal, pero no rompas en llanto ni desesperación. tranquilo

Hoy en dí es muy fácil, te recomiendo que descargues un aplicación en tu celular que te ayude a registrar diariamente tus gastos.

Yo uso una que se llama Money Pro.

3. Desarrolla nuevas habilidades

Lo que no está creciendo está muriendo.

No lo digo yo, lo dice el coach más importante del mundo, Tony Robbins.

Desarrollar cada día nuevas habilidades o mejorar el valor de tu profesión/ocupación es un asunto crítico.

Tus resultados dependen en gran medida de tu capacidad para generle valor a otras personas, de allí que necesitas que esas personas reconozcan en ti esa capacidad de ayudarles con sus problemas.

4. Diversifica tus fuentes de ingresos

Aquí vuelve a aplicar la sabiduría ancestral de la abuelas.

Mijito, ¡no ponga todos los huevitos en la misma canasta!

Piensa en tener dos, tres, cinco o diez fuentes de ingresos, algunas serán principales y otras serán secundarias. Entre más de ellas sean pasivas mucho mejor.

Te lo digo de otra forma, procura que no sean cosas que te quiten mucho tiempo o requieran de gran esfuerzo, recuerda que la idea no es vivir para trabajar.

Ejemplo de fuentes secundarias son vender en Amazon o eBay, hacer blogging, trading, productos digitales, etc.

5. Págate a ti mismo primero

Yo sé. Uno a veces tiende a sacrificarse para cumplirle a los demás.

Pero esto resulta ser poco inteligente.

Cuando te pagas a ti mismo primero pasan dos cosas, mantienes al principal trabajador motivado (tú mismo) y además te aseguras de conseguir lo necesario para pagar otros compromisos.

Robert Kiyosaki en su libro Padre rico, padre pobre, que es considerado una de las biblias de la libertad financiera, introduce la idea de pagarte a ti mismo antes que nada.

Al hacerlo siempre garantizas aumento en tus ahorros, dinero para invertir y esto te retornará aun más dinero.

La idea es empezar con montos pequeños y luego ir subiendo gradualmente en función de cómo aprendas a manejar sus finanzas.

Debes ponerte un salario y ser el primer pago del mes, sí o sí.

6. Invierte más y consume menos

Los expertos en marketing nos convirtieron en monstruos “consumidores”.

Pero el secreto está en tu mentalidad.

Recuerda que tus resultados son un reflejo perfecto de tu mentalidad.

Cambia tu mentalidad de consumidor a inversor o inversionista.

invertir-independencia-financiera

Invertir te generará riqueza y el consumir te dará solo satisfacciones momentáneas y te dejarán sin dinero para el futuro.

¿Qué necesidad tienes de gastarte todo el dinero que te entra?

No caigas en la trampa.

Antes de hacer cualquier gasto debes preguntarte si te acercará o de alejará de tu objetivo de libertad financiera.

Mentalidad.

7. Ten mentores financieros

Hay personas que ya tienen los resutados que tú quieres.

No tiene sentido que inviertas tiempo valioso tratando de descubrir lo que otros ya descubrieron.

Los mentores financieros son personas que ya tienen los resultados que tú quieres (comprobado) a las cuales puedes acudir en caso de dudas, consultas o consejos.

Es posible que no tengas personas en tu entorno que puedan ser tus mentores pero siempre puedes acceder a los mejores mentores del mundo comprando sus libros, sus cursos y siguiendo sus redes sociales.

Procura que sea una persona activa que conteste con rapidez tus dudas o que tenga suficiente contenido.

Aunque un mentor debería tener más experiencia y conocimientos que tu, no te creas ciegamente nada de lo que te dicen (ni siquiera esto que estás leyendo), pon a prueba toda esa información.

8. No pares de aprender sobre libertad financiera

Entonces abre tu mente. Lee antes de juzgar.

La mente es como un paracaídas, solamente funciona cuando se abre.

Aprender sobre libertad financiera y finanzas personales te ayudará a ampliar tus perspectivas, cambiar tus estructuras mentales preconcebidas con respecto al dinero y desarrollar un mayor “coeficiente intelectual financiero”.

Esto te ayudará a tomar decisiones financieras acertadas. Te quiero dejar una lista de los más famosos libros sobre el tema:

  • Padre Rico, Padre Pobre, Robert T. Kiyosaki.
  • Piense y Hágase Rico, Napoleon Hill
  • Los secretos de la mente millonaria, T. Harv Eker
  • El código del dinero, Raimón Samsó.
  • El hombre más rico de Babilonia, George Clason.
  • Los hábitos de inversión ganadora, Warren Buffett y George Soros.
  • Las leyes espirituales de la riqueza, Mark Fisher.
  • Libertad financiera en dos pasos, Agustín Grau.

También es importante que busques cursos de libertad financiera, cursos de finanzas personales y cursos de negociación.

Vas a necesitar todas estas habilidades más temprano que tarde.

También debes explorar mucho, encuentra blogs especializados, documentales y películas que eleven tu conciencia financiera y te hagan entender el mundo de los negocios, como por ejemplo, Wall Street I y II (El dinero nunca duerme), La gran apuesta, El lobo de Wall Street, Silicon Valley, entre muchas otras.

La inversión más rentable que puedes hacer es invertir en tu propia mente.

9. Ten paciencia

Nadie dijo que la libertad financiera se alcanzaba de la noche a la mañana.

Los golpes de suerte no se dan todos los días, y sólo el camino correcto de expandir tu mentalidad, ahorrar e invertir inteligentemente te garantizarán el éxito.

Podría llegar a ser lento (depende de ti), pero sin duda es seguro.

Recuerda que este trayecto implica invertir en tu mentalidad y remontar tus deudas malas y así pasar tu balanza de gastos y consumos a inversión y ahorro.

libertad-financiera-paciencia

No te preocupes si al principio tu ahorro es poco, todo suma, y con el tiempo podrás ir incrementando tus ahorros e inversión hasta lograr la anhelada meta que, como dijimos antes, no es única y depende de cada persona.

Existen varios tipos de libertad financiera, pero de esto hablaremos en otro espacio.

Tú decides hasta dónde quieres llegar en los diferentes grados, niveles o tipos de libertad financiera que existen, aunque el más deseado por supuesto es el último.

Estos niveles van desde lo más básico que es no vivir o no depender del sueldo; pasando por la posibilidad de dejar tu trabajo principal temporalmente para dedicarte a otras actividades; ser financieramente feliz y poder ahorrar; tener lo suficiente para jubilarte; hasta tener más dinero del que puedas gastar.

¿Por qué es importante alcanzar la libertad financiera?

Esto lo tienes que tener muy claro.

Uno de los grandes objetivos es que puedas hacer tu vida como tú quieres y no como “te toca”.

Dicho de otra forma, la ideas que que puedas vivir tu vida en tus propios términos.

Una conseciencua clara de esto es que vas a minimizar sustancialmente gran parte de la incertidumbre y de las barreras que tienes para alcanzar la vida de tus sueños y liberar todo tu potencial.

En el fondo sabes que puedes lograr mucho más de lo que has logrado hasta hoy ¿cierto?

Quiero dejar algo muy claro.

No creo que acumular dinero sea el objetivo, se trata de las emociones que experimentas cuando usas el dinero.

Una de las emociones más fuertes es cuando usas el dinero para ayudar a otros, realmente allí entiendes que entre más dinero tienes más puedes ayudar y comienzas a reconstruir tu mentalidad.

Crear libertad financiera te permitirá disfrutar tu vida y llenarla con lo que es realmente significativo para ti.

Lo mejor de todo es que lo puedes lograr, ya tienes en tu interior todo lo que necesitas para comenzar el camino.

Y pues nada, como siempre lo digo, te felicito por llegar hasta acá (ya es un gran entrenamiento) y por seguir elevando tu nivel de consciencia…

¡Ya nos veremos más adelante!

¡Namaskar!

1 abrazo